Chavismo se muestra indiferente ante fiebre mortal que afecta al país

Chavismo se muestra indiferente ante fiebre mortal que afecta al país

Los venezolanos continuaban esperando el lunes por una respuesta de las autoridades sanitarias del país ante una desconocida enfermedad que mata a sus víctimas en muy poco tiempo, pero los pedidos de atención han sido recibidos con indiferencia por el régimen de Nicolás Maduro cuyo único pronunciamiento sobre la crisis sanitaria es decir que no existe, publica El Nuevo Herald.

Antonio Maria Delgado
adelgado@elnuevoherald.com

Las muertes registradas en los últimos días por la misteriosa fiebre hemorrágica, que según la prensa local podría haber aumentado a diez el fin de semana, dominaban los intercambios a través de las redes sociales, al tiempo que médicos venezolanos calificaban de irresponsable la indolencia hacia el problema mostrada por las autoridades sanitarias del régimen.

“La tendencia que aquí tenemos es la negativa, es la de decir: aquí no está pasando nada […] me parece eso es una gran irresponsabilidad”, comentó el ex ministro de Sanidad y Asistencia Social, Angel Rafael Orihuela, en declaraciones a Radio Caracas Radio.

“Yo creo que es irresponsable menospreciar este problema ante esta cantidad de personas que mueren. Es un cuadro de difícil interpretación, es un cuadro que evoluciona rápidamente, en el que el paciente se agrava y fallece en dos o tres horas”, agregó Orihuela.

Los venezolanos llevan más de una semana atentos a las noticias sobre la desconocida enfermedad, que en fases iniciales presenta síntomas de fiebre y manchas en la piel, y que luego produce grandes ampollas, hemorragias internas y externas, según datos brindados la semana parada por el Colegio de Médicos del estado Aragua, donde se registraron los primeros casos.

Posteriormente, y con gran celeridad, los pacientes sufren de insuficiencia respiratoria, insuficiencia hepática e insuficiencia renal, sin que los médicos venezolanos hayan logrado determinar de qué se trata la enfermedad y mucho menos cómo combatirla.

El personal médico ha recogido muestras de los pacientes para que sean sometidos a pruebas por las autoridades sanitarias.

Pero hasta el momento la única reacción oficial del chavismo ha sido negar la existencia del problema y amenazar a los médicos que inicialmente trataron de advertir a la población sobre los riesgos sanitarios a los que están expuestos.

“Lo desmiento categóricamente”, declaró el gobernador del estado Aragua, Tarek El-Aissami, al acusar al presidente del Colegio de Médicos del estado Aragua, Angel Sarmiento, de incurrir en acciones de “terrorismo” al convocar una rueda de prensa para dar detalles sobre la enfermedad.

“Vamos a solicitar al Ministerio Publico una investigación judicial para que responda por este acto criminal y terrorista. Es un bandido que se vale de su condición”, señaló.

Para Douglas León Natera, presidente de la Federación Médica Venezolana, el régimen de Maduro está mostrando una total falta de preocupación sobre esta amenaza a la salud pública, tratando la situación exclusivamente como un problema político.

“Van diez muertos por razones desconocidas y eso genera incertidumbre en la gente. Hay zozobra, y el gobierno en lugar de aplacar la situación, dando información, acercándose a un diagnóstico, lo que hace es actuar política y policialmente en contra de los médicos que lo que hicieron fue cumplir con su responsabilidad”, manifestó desde Caracas.

Eso está exacerbando el problema, agregó, porque ahora los médicos de Aragua se están viendo obligados a utilizar el tiempo para defenderse de las acusaciones del régimen, en vez de concentrarse en la búsqueda de un diagnóstico que permita atender la enfermedad.

Hasta el momento los médicos venezolanos siguen esperando que el Ministerio de Salud anuncie los resultados de los exámenes realizados para tratar de determinar las causas de la enfermedad.

Algunas teorías que están siendo examinadas incluyen la posibilidad de que la enfermedad pueda tratarse de un nuevo tipo de dengue muy agresivo y severo, una versión atípica de la fiebre Chikunguña, o la aparición en Venezuela del ébola.

Orihuela dijo que él inicialmente sintió gran preocupación por la posibilidad de que la enfermedad se tratara de una meningococcemia, “que es una infección bacteriana muy violenta, muy transmisible y muy contagiosa”.

Pero la poca información que ha sido divulgada hasta ahora parece indicar que no se trata de esa enfermedad, comentó.

Otras de las posibilidades que deben ser investigadas es la tesis de que los pacientes estén padeciendo dengue y Chikunguña, al mismo tiempo.

“Hay que investigar más rápido, y más en profundidad, las posibilidades de que las dos epidemias que se tienen, que son muy intensas, tanto como el dengue como el Chikunguña, estén sumando efectos negativos y estén creando estos cuadros, graves con muerte”, comentó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s