Reinan las dudas y suspicacias en torno a grupo que adquirió El Universal

Sede-Epalisticia1

En la medida que avanzan las investigaciones en torno a Epalisticia Private Equity, nuevo propietario del diario El Universal, las dudas y suspicacias siguen aflorando. Una empresa con capital de inicio 25714 veces menor al monto de la compra, una “oficina” apostada en un edificio residencial parece que es sólo la punta del iceberg de una historia que aún tiene tela que cortarle.

La información pública de Epalisticia expresa que inició operaciones el “24.07.13. Objeto social: La compra, venta, alquiler, parcelación y urbanización de solares, terrenos y fincas de cualquier naturaleza, pudiendo proceder a la edificación de los mismos y su enajenación, íntegramente de forma parcial o en régimen de propiedad horizontal.”

Una empresa creada con 3500 euros, 500 euros por encima del límite establecido por la legislación española, que tenga 90 millones de la moneda europea para comprar un medio de comunicación venezolano, sobretodo en el momento donde el Estado ejerce más y más presión sobre quienes no le son afectos, suena a “mano rojita” para no decir “peluda”.

En la web epalisticia.es los volúmenes de dinero son aún más contrastes, pues  “tiene compromisos de capital de más de 1000 millones de dólares, con inversiones fundamentalmente en capital riesgo y startups en Europa y Latinoamérica.” ¿No es algo ilógico que existan inversionistas que pongan semejante monto en una empresa constituida con tan poco?

Hurgando un poco más la información pública de la empresa, la piedra de tranca se presenta cuando se observa que el cien por ciento de las acciones pertenecen a una sociedad domiciliada en el extranjero denominada Tecnobreaks INC, quien funge como administrador único. Pero de allí en adelante la información es nula.

Apelamos al United States Patent and Trademark Office, www.uspto.gov, y no arrojó resultados para Tecnobreaks INC.

En la oficina de El Venezolano el teléfono de la presenta oficina está desviado a un teléfono celular.

La sede de Epalisticia es una vivienda de unos 300 metros cuadrados en el primer piso del número 18 del Paseo de Pintor Rosales, una zona residencial y en donde no hay oficinas cerca. De paso, es la misma dirección que la de la empresa de unos de sus directivos, Alter Capital, por lo que no hay una infraestructura propia.

Todo apunta a que la sociedad fue creada de forma precipitada para la operación de compra  de El Universal.

Las únicas caras visibles de la sociedad inversora son sus tres directivos. La presidencia del Consejo de Administración está en manos de Eduardo López de la Osa, un gestor de banca privada que ha trabajado para distintas entidades, como Santander y JPMorgan. Actualmente, además de Epalisticia, es directivo de Neurored, una consultora informática. También es administrador único de la sociedad Centro de Investigaciones Ginecológicas, ya que su padre es médico de esa rama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s